El miserable

Antes pasaba más tiempo despierto. Me levantaba a eso de las seis, me ponía el Ombú azul, ordenaba un poco y salía a tomar el colectivo. Si habían sobrado bizcochitos los llevaba para convidar en el taller. Al entrar ya estaban todos pasándose el mate, opinando sobre el árbitro, sobre un gol de cabeza y […]

Leer más El miserable

Picadito

Sigo en el micro, faltan tres horas para llegar a Salta y no tengo más un trabajo. Tengo ganas de fumar, no puedo dormir y me estoy cagando. Para colmo, un par de pendejos empiezan a jugar a la pelota con un bollo de papel en el pasillo. Deciden que mi asiento sea uno de […]

Leer más Picadito

Mi primer día de trabajo

Era un pendejo cuando pisé por primera vez un taller. En casa me habían enseñado que para morfar tenía que traer el mismo olor a óxido y a polvo que siempre me había repugnado de mi viejo, así que un vecino me encontró un lugar en la tornería del barrio. Fui con unos pantalones viejos […]

Leer más Mi primer día de trabajo

Ciudad

Dejo atrás la ciudad, ella desfila muda por la ventana. La miro con desinterés, me resulta ajena. Hasta que unas cuadras después, veo reflejada mi cara en el vidrio. Se fusiona con los edificios, con el asfalto, con la gente. Siento el vacío, la falta de oxígeno. El micro para en un semáforo y veo […]

Leer más Ciudad

Los Otros

Ahí están ELLOS. Haciendo fila para entrar, cada uno con su número de asiento en la mano. Suben pero se quedan parados en el pasillo, y después se sientan donde no les corresponde. Se quieren cambiar a ventanilla, van al baño, piden agua o café. O jugo de naranja, frío. Mientras me golpean al reclinar […]

Leer más Los Otros

Retiro

El día anterior había renunciado al laburo, mandé al carajo los diez años de sacrificios, los lunes de facturas, el café pastoso de la máquina, los almuerzos en el comedor, y sobre todo, a la gente. Ya estoy en Retiro y tengo que esperar media hora para que salga el micro. Por suerte consigo un […]

Leer más Retiro

Un taxi para Retiro

Un buzo, dos remeras, algunos boxers y tres pares de medias. Eso tiene mi bolso. Son las 6 de la mañana y estoy esperando que pase un taxi. Media hora de frío y soledad, la calle amanece y me subo a un fiat siena para que me lleve hasta Retiro. Por dentro, ruego que no […]

Leer más Un taxi para Retiro